Colchagua y el TPP11: ¿Bueno o malo?

Por Matías Felipe Toledo

El Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, involucra el 32% de la economía mundial. Sus miembros son; Japón, Australia, Canadá, México, Malasia, Vietnam, Nueva Zelanda, Singapur y Brunei.

En este pedazo de cielo que es Colchagua ¿nos veremos afectados? ¡sí! para bien y sí, en menor medida, para mal.

¿Por qué para bien?

Hay que tomar un antecedente muy importante a considerar; nosotros somos productores básicamente para el mundo, el mercado doméstico es muy reducido, es decir, no somos capaces de consumir lo que producimos (yo en lo personal he tratado por todos los medios de consumir lo más posible de nuestros maravillosos vinos, al igual que muchos colegas, pero no hemos podido bajar ni una décima porcentual nuestra oferta internacional). Con este acuerdo, se regula aún más nuestra relación con los socios comerciales, que, dicho sea de paso, con gran parte de ellos ya teníamos acuerdos de libre comercio, pero el TPP11, viene a englobar y reglamentar aún más nuestras relaciones comerciales.

Este mercado es de 502 millones de personas, que significa el 18% de la población mundial, con un ingreso per cápita de 295.515 dólares. Son 3.100 nuevos productos que van a tener arancel “cero”. Un ejemplo, nuestros vinos llegan a Vietnam con 57% de arancel y ahora llegarán con arancel 0, otro ejemplo; la naranja a Japón llega con 15% de arancel y ahora, también llegará con arancel 0.

Hay otros puntos importantes, según mi parecer, por lo que nos vemos obligados a ingresar al acuerdo; nuestros competidores directos, Australia y Nueva Zelanda, ingresarán.

¿Por qué para mal?

Así como nosotros llegaremos con arancel 0, también recibiremos muchos productos con el mismo arancel (0) en nuestro mercado, productos con los cuales, no seremos capaces de competir. Es el caso de legumbres y oleaginosas, gran parte de los porotos con rienda que comemos, son traídos de Asia al igual que las lentejas y otras legumbres. Que mal se dirán muchos, sí, puede ser, pero llegan a mejor precio y contra eso, nada que hacer.

Como profesional del agro y valiente, Chile, hijo de mil catástrofes, no tengo miedo a competir.  Este acuerdo nos va a obligar a reinventarnos y explotar nuestras ventajas comparativas que son muchas, nuestra capacidad técnica en la cual somos de los mejores del mundo, pero para esto, necesitamos un estado que nos apoye, porque esta es una gran oportunidad de salir fortalecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!