Al abordaje de la Plaza Centenario

Uno de los principales puntos verdes de la ciudad, sin mantención suficiente, va perdiendo vida  para pena de sus vecinos y transeúntes. Pero es algo que se quiere restablecer con nuevas ideas de proyecto que están en tintero, según cuenta Claudio Castro Vargas, arquitecto de la Secretaría de Planificación Municipal (SECPLAC) para Diario El Cóndor.

Por Joseline Calderón L.

La plaza Arturo Prat, más conocida por todos como plaza Centenario, se ha convertido con el paso del tiempo en lugar emblema de nuestra ciudad. Centro de instituciones públicas como el Registro Civil y la Cárcel; también postal de recuerdos para muchos ciudadanos que se acercaban a visitar el cóndor en cautiverio y la pileta con peces. En la actualidad ya nada de eso está y su estado empeora, algo que lamentan bastante los vecinos del sector.

“La única vez que la arreglan es para el 21 de Mayo”, dice Cristian Sánchez, en su almacén ‘Centenario’, mientras termina de atender a una muchacha. Se trae a la memoria una plaza de antaño, y habla de que una vez hubo un cóndor en una jaula al cual envenenaron en periodo de la UP y que las dos piletas que había se mantenían con agua aptas para alojar peces. Sin duda es la fotografía de una plaza muy distinta a la que conocen las nuevas generaciones.

Así lo recuerda también don Alejandro Fuenzalida (65), quien vive frente a la plaza a un lado de la cárcel. Desde el sillón de su casa recuerda que en un comienzo eran terrenos que estaban botados, sin árboles y había una calle que pasaba por en medio de la plaza. “A finales de los 50, principio de los 60 se comienza a construir la plaza. Era bien bonita en sus orígenes, las piletas estaban con agua… era bien atractiva”. “Se ve que no hay preocupación por parte de las autoridades, y más aún si se supone que somos una ciudad turística, es un lugar que debiera permanecer siempre hermoseado”, opina respecto al estado de abandono por el que pareciera pasar el lugar.

Contexto histórico

La información histórica que existe de nuestra protagonista es bastante escasa. En la plataforma digital de la Biblioteca Nacional se encuentran algunos antecedentes del proyecto y del cambio de nombre que sufre: “El 18 de enero de 1951, mientras era alcalde subrogante, don Guillermo Moreno Saavedra, se solicitan recursos para la pavimentación de la calzada, aceras y terminación definitiva de la Plaza Centenario, que se encuentra ubicada al poniente de la ciudad, limitada por las calles Alberto Edwards y Bernardo O’Higgins. En esos mismos días el profesor y gobernador del Departamento de Santa Cruz, Gilberto Valenzuela Correa, organizó todo un plan de hermoseamiento del paseo público.

Durante la presidencia de don Eduardo Frei Montalva y firmado junto a don Bernardo Leighton, se promulgó la ley 16.674, de fecha 06 de octubre de 1967, donde se indica que la Plaza Centenario se llamará Plaza Arturo Prat”.

Análisis y proyecto a futuro

Muy pocos saben de su cambio de nombre, la gran mayoría le sigue llamando Plaza Centenario. La que hoy alberga a indigentes, bandadas de perros callejeros, personas pernoctando en estado de calle y el espacio propicio para el consumo de alcohol por las noches. Varios árboles se ven secos. Uno en especial con un hueco en el tronco funciona como basurero de cajas de vino, latas de cerveza y otros tipos de basura.

El estado de su mobiliario es decadente, de las quince bancas que hay, tres de ellas están en buenas condiciones, del resto algunas cumplen la función de asiento para dos o tres personas, pero le faltan tablas y la pintura está descascarada. En varias partes del terreno los adoquines se encuentran sobresalientes debido a los desniveles de suelo que se han ido formando con el paso del tiempo, algo que pudiese resultar muy peligroso para un adulto mayor paseando o niños jugando.

En cuanto a su vegetación las áreas verdes cada vez van perdiendo más orilla y los ciruelos demuestran ser árboles inapropiados para una plaza, debido a la contaminación que producen los frutos maduros que caen y se pudren en el suelo.

Teniendo en cuenta este estado de deterioro y las solicitudes de los vecinos, desde la municipalidad dicen estar al tanto de la situación y por ello en abril del 2018 la SECPLAC ingresa la Plaza Centenario a un fondo concursable del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU) para la reestructuración del lugar, atribuyéndole un factor histórico por estar localizada justo en uno de los ejes fundacionales de la ciudad y en un barrio emblemático como lo es la población Corvi. Lugar donde se crea la primera unidad vecinal en la comuna.

Claudio Castro, arquitecto de la SECPLAC, cuenta que el proyecto supera los 800 millones de pesos y considera: mejoramiento del circuito peatonal (veredas) de la plaza Centenario y plaza Corvi, equipamiento para las plazas, señalización, demarcación, paisajismo, mural artístico, instalaciones eléctricas, y otros puntos como calidad de gestión, instalaciones sanitarias, etc.

La Plaza Arturo Prat “es una plaza que tiene 2.928 m², compuesta con una infraestructura que está precaria, por eso la estamos postulando y básicamente lo que se está haciendo es una postulación en primera etapa a diseño. Una vez que el ministerio nos otorgue los recursos para el diseño, comienza todo un proceso participativo para realizar el diseño con la comunidad y todos los entes técnicos del municipio”, explica Claudio.

Es importante señalar que la responsabilidad de la mantención de las áreas verdes de la comuna se concesiona a una empresa por licitación pública por un periodo de cinco años. En abril del año pasado la municipalidad firmó contrato con la Constructora Patricia López por un valor mensual de $38.000.000, quien se hace cargo de la Mantención de Áreas Verdes, Parques y Plazas de la comuna de Santa Cruz por seis meses, contratación que se ha ido renovando y que contempla solo la mantención de áreas verdes, esto quiere decir que sólo realiza riego de pastos y jardines, sin obligación de restaurar mobiliario ni reforestación de las plazas. Las condiciones de ese contrato se deben al proceso jurídico de concesión por el que pasa la municipalidad en esta área, debido a un término anticipado del contrato con la empresa Correa Pizarro Consultores Limitada, quien presentaba deudas por cotizaciones por los años 2016 y 2017 a los trabajadores que prestaban servicios en mantención de áreas verdes.

Medidas a corto plazo

Ciertamente la aprobación del proyecto en el fondo concursable del MINVU, sería muy favorable para los vecinos y para todos quienes formamos parte de la comunidad que valora y se reconoce en este lugar. Actualmente el proyecto se encuentra a la espera de las observaciones de MIDESO (Ministerio de Desarrollo Social) para continuar con la postulación a través del FNDR (Fondo Nacional de Desarrollo Regional).

Pero, por otro lado, si se lograse concretar el proyecto, el mejoramiento vería luces, con mucha suerte, en dos años más. ¿Soportará el actual estado de Plaza Centenario la espera de un proyecto a futuro? Cuando el contrato con la presente empresa a cargo de la mantención de áreas verdes, excluye el mejoramiento de infraestructura, mobiliario y análisis social del lugar.

¿Qué medidas a corto o mediano plazo puede dar el Municipio? Desde el Departamento de Medio Ambiente, Néstor Bravo, responde a la pregunta diciendo que debido a la nueva licitación pública que deben prontamente hacer para la concesión de mantención de áreas verdes, no pueden resolver a cabalidad el problema. Sin embargo, sí se comprometen a arreglar bancas rotas, renovar la pintura y reparar aceras. Compromiso que “se verá reflejado en unos dos o tres meses más”, según señala el jefe de departamento.

Al parecer por ahora solo quedaría esperar, y una vez que las medidas a corto plazo se concreten es necesario hacer un llamado a la ciudadanía a cuidar nuestros espacios públicos y darles su adecuado uso para que se prolonguen en el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!