Segunda División y sus conflictos

“Dificultades del fútbol de segunda categoría”

Hoy comienzan las liguillas tanto de ascenso como de descenso de esta segunda división que se hace llamar profesional.

Dejemos de lado a los jugadores y hablemos de los clubes, porque solo algunos se les puede llamar profesional, ya que en su mayoría se comportan como amateur.  En los últimos días vimos como instituciones que invierten millonarias sumas, tratan de salvar su patrimonio con mucho descaro, como es el caso de Vallenar y de Fernández Vial, ambos reclamaban puntos a diestra y siniestra y por fallos ilógicos y no deportivos tuvieron la posibilidad de jugar el ascenso que deportivamente no merecían, todo se revirtió gracias a la sensatez para dictaminar del tribunal de disciplina en su segunda sala de la ANFP (ente autónomo); el miércoles pasado y hasta altas horas de la noche el equipo nortino hacía hasta lo imposible en las oficinas de la ANFP para frenar el inicio de las liguillas y como no obtuvieron dicho cometido abandonaron las oficinas amenazando con llevar el caso al TAS.

Pero estos desórdenes administrativos se generan mucho antes, recordemos que esta segunda división es la tercera categoría del fútbol chileno, y fue creada en el 2011 bajo el mandato de Sergio Jadue como para darle rodaje y competitividad a jugadores jóvenes y que competirían por solo un ascenso a primera “B”, también le pusieron límites de edad y de participación de extranjeros.

El primer campeonato se disputó en el 2012 con solo seis clubes, Iberia, Deportes Temuco, Provincial Osorno, Arturo Fernández Vial y se le sumaron los descendidos a tercera “A” Deportes Copiapó y a Deportes Melipilla que llevaban algunos años en dicha categoría y había descendido por temas administrativos.

A estos seis clubes se le sumaron cuatro filiales de equipos de Primera División: Audax Italiano, Colo Colo, Rangers, Unión San Felipe y Unión Española.

A la gente de ANFA no le gustó la creación de este nuevo campeonato y decidió defender sus intereses que era el cupo directo a Primera “B” y el pago de millones para ingresar al fútbol profesional, ​ se pidió un ascenso directo desde su torneo a la Primera B, y la ANFP solo accedió a entregarle dos cupos a la Segunda División.

Con la creación rápida y trasnochada de la división los problemas han sido pan de cada día, pese a formar parte de la ANFP no se les incluye en el consejo de presidentes en donde intervienen Primera “A” y Primera “B”, por lo que no tienen voz ni voto en el fútbol chileno, tal que, las bases de la Segunda División Profesional no son oficializadas por ellos mismos, son los otros clubes los que organizan y votan las bases para la división que son muy distintas a las de Primera “A” y Primera “B” creando conflictos de intereses ocultos.

Lo más claro en la división es que los conflictos seguirán abundando hasta que no se haga una reestructuración de las bases o simplemente desaparezca como división y los clubes más solventes y que tienen una conducta administrativa intachable sean aceptados en una división superior, pero se generaría otro conflicto con estos clubes mirados a pariente pobre… la repartición de las platas de la TV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *