Se realizó primer tour patrimonial

Libertario corresponsal en viaje.

El viernes 10 de mayo se dio inicio del primer viaje turístico patrimonial, organizado por el alcalde y el Concejo Municipal de Santa Cruz. El bus ya repleto de las cerca de 30 personas inscritas en el Departamento de Cultura que dirige el Luis Navarro Cabello, salió desde el frontis de esta Municipalidad, en dirección a La Posada, lugar donde hay restaurantes con construcciones de origen colonial y que sirven sabrosas comidas a sus visitantes.

Posteriormente, el bus continuó su viaje por la calle principal -Rafael Casanova-, doblando por la calle Ramón Sanfurgo, en donde existió el famoso teatro Victoria, única entretención en los años 1946 al año 2000 aproximadamente, como les iba explicando el profesor guía, Jaime Vásquez, a cargo de las descripciones de todos los lugares por donde íbamos pasando y que se terminó por los avances tecnológicos a medida que transcurrían los años, por el invento de la televisión.

Siguiendo con el viaje pasamos por J.J. Carvacho hasta llegar a la avenida Errázuriz, en donde se ven todavía las casas con corredores que era la tónica de la época colonial. Ya en Paniahue, seguimos en dirección a San Fernando hasta llegar al cruce de Apalta y pasando por el gran puente del Río Tinguiririca. Comenzamos a ver los campos llenos con  miles de parras, hasta llegar al lugar a visitar, la Viña Montes de Apalta.  Nos recibió el encargado el anfitrión de la viña, quien nos relató todos los procedimientos de cómo se prepara el vino dentro de esa tremenda instalación vitivinícola, llena de gigantescas cubas de aluminio.  Adentro, por supuesto, nos dieron a probar los diversos mostos, realizando los procedimientos tan conocidos, con la copa en la mano como mirar el líquido, olerlo, degustarlo y opinar sobre cada uno de los procedimientos realizados, lo que fue muy entretenido. Después, se visitó la bodega de almacenamiento en cubas de madera las que se encontraban muy bien instaladas, por cientos, por miles. Desde luego que las fotos eran sacadas por los visitantes llenos de alegría. Para continuar la visita, se nos invitó a conocer la sala de venta de estos ricos caldos: tintos, blancos y rosados ya embotellados, listos para su venta incluyendo una botella de $1.500.000, que claro nadie pudo comprar, sólo los adinerados y que por supuesto, entre nosotros no estaban.

Posteriormente todos con sus respectivas compras de estos sabrosos vinos, regresaron al bus cantando “Júrame” dirigidos por el conocido profesor Naranjo y otros cantos de los pasajeros colombianos y con destino a la Municipalidad. Allí, nos estaba esperando el alcalde William Arévalo, en representación de los concejales y los viajeros, expresándole los agradecimientos correspondientes, por realizar un entretenido e inolvidable viaje patrimonial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!