¿Qué se puede encontrar en el interior de la persona?

Daniela Leiva Rodríguez

Profesora de Religión y Filosofía

Actualmente, la realidad del entorno entrega una idea errónea de lo que es la felicidad. Pues se entiende que esta última se consigue, así muchas veces se da a entender, de manera fácil y rápida. Es como si se estuviera hablando de un producto y no de afectos propiamente humanos. De tal forma que mucha gente cree efectivamente que ello es así. Lo que se traduce, por ejemplo, en la adquisición de bienes que no son necesarios.

Ahora, ¿qué es la vivencia de la felicidad? O, ¿cómo se logra tal estado de ánimo? Las respuestas a estas interrogantes no suelen ser automáticas ni exactas. No obstante, para tal tarea haré referencia, como ya lo he hecho en otros artículos anteriores, a Ana Frank. Ella tiene un cuento que se titula “Felicidad” donde relata la historia de dos amigos que comparten muchas experiencias juntos y que, además, se confían mutuamente sus grandes preocupaciones.

En tal relato Ana demuestra, como en muchos otros, por qué posee una sabiduría tan notable. La joven escritora transmite a través de su historia que la felicidad no se presenta en lo que está al exterior y que tampoco se debe buscar allí. Al contrario, para ella tal estado de ánimo se encuentra en la misma persona. Tal razonamiento se expresa así: “… lo que esperas encontrar cuando estás deprimido es la felicidad. Incluso si tú dejaras pasar mucho, porque no tienes con quien hablar, una vez que tú hayas encontrado tu propia felicidad interior, nunca la perderás” (Anna Frank. Tales from the Secret Annex. Bantam Books, 2003. pág. 113).

Como se puede apreciar, para Ana la felicidad tiene relación con la manera en que cada persona se siente consigo misma; y esto se manifiesta, especialmente, en los momentos en que hay tristeza. Pues Ana reconoce que, en esas situaciones de desánimo, el regocijo no se logra ver del todo, pero está ahí. En tal sentido, la persona no será derrotada por ese pensamiento negativo, aunque esté sola. A su vez, también puede que ella necesite alguien con quién hablar y quién le recuerde que la alegría la posee dentro de sí. Sin embargo, incluso cuando no se ofrece esta oportunidad, el individuo encuentra dentro de sí mismo la anhelada felicidad, porque ya ha sido ganada. De hecho, son bien conocidas las circunstancias adversas en que la joven escritora puso en palabras estos pensamientos.

En síntesis, de acuerdo a lo escrito por Ana, la felicidad no viene de algo exterior. Más bien, para ella es una experiencia que puede vivir cada persona. Eso independiente de lo que el ser humano tenga y sea. La invitación es entonces a tratar de tomar esta humilde sugerencia de la muchacha judía; y con ello poder ir notando cómo es que el hecho de cambiar interiormente puede ayudar tal vez, a mejorar la mirada del entorno. Es así como a los 90 años de su natalicio, Ana siempre está llamando a estar contento de la vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Indicadores económicos

Lunes 20 de Enero de 2020
  • UF: $28.328,21
  • Dólar: $771,38
  • Euro: $855,47
  • IPC: 0,10%
  • UTM: $49.673,00
  • Imacec: -3,30%
error: Content is protected !!