OPINIÓN: Río Tinguiririca

por José Ignacio Valdés Cox
Cunaco, abril de 2019
Ingeniero, Músico, Compositor, co-Productor y Exportador de Nueces.

Desde la era glaciar, los humedales que dejaron a su paso por nuestra historia reciente, hasta a lo que es hoy nuestro querido y venerado Valle de Colchagua, es recorrido en gran parte por el Río Tinguiririca, afluente de ricas aguas no contaminadas y de gran valor para nuestras vidas.

Del mismo modo que Smetana, músico Impresionista Checo del siglo XIX describiera el Río Moldava como parte de su Poema Sinfónico “Mi país”, nuestro Rio Tinguiririca desciende desde las montañas de la Cordillera de Los Andes hasta entregar sus aguas en el Lago Rapel, donde su fuerza es fundamental para la generación eléctrica y posterior viaje hacia el Océano Pacífico donde descansa hasta que alguna evaporación lo lleve de vuelta transformado en nieve depositándola nuevamente en la Cordillera.
Observemos lo importante que resulta analizar el Río Tinguiririca visto desde las alturas. El bien común de nuestro Río gira en torno a su gran contribución para el Turismo y la Agricultura. Basta ver la maravilla que significa tener el recurso hídrico disponible a lo largo y ancho del Valle de Colchagua para entender su importancia.
Comenzando por La Sierra de Bellavista, fluyendo hacia San Fernando, irrigando zonas ricas en producción producto de humedales que ahora ofrecen su riqueza a través de generosos suelos que le dan vida a todo tipo de cultivos principalmente frutales donde destacan los viñedos de Placilla, Apalta, Cunaco, Santa Cruz, Palmilla, El Huique y tantos otros que día a día se llenan de elogios por sus ricos y especiales sabores de millones de admiradores en el mundo entero, tanto que deciden visitarnos.
De vez en cuando sus abultadas aguas pasan muy rápido y ponen en peligro la vida humana y sus cultivos. Pero todo indica que con recursos bien orientados, ingeniería bien pensada y diseño pro turismo protector y conservador del medio ambiente se pudieran trazar las costaneras necesarias junto al borde Sur y Poniente del Río Tinguiririca, al igual que lo hicieran para su primo el Río Aconcagua. El éxito turístico, sumado al aumento de la producción agrícola de la zona ha exigido que las visitas quieran llegar antes y más seguros en su viaje. El Río Tinguiririca tiene mucho que decir al respecto y está pidiendo que las protecciones también puedan servir como bases de una carretera hacia Santa Cruz, Pichilemu e intermedios sin sacrificar los caminos interiores y terrenos aptos para la Agricultura y el Turismo, sino más bien utilizar sus costados de piedras que no pudieron ser atrapadas Río arriba cuando no nos preocupábamos por los procesos erosivos.

El Río Tinguiririca seguirá siendo testigo de la historia y verá como los visitantes se admiren de los grandes logros de conservación y protección de todos sus rincones y tradiciones y su sueño es ser un ejemplo en el país y el mundo de cómo se debe conservar la cuenca de un Río.

Un comentario en “OPINIÓN: Río Tinguiririca

  • el 19 mayo, 2019 a las 2:33 pm
    Permalink

    Lamento que existen sectores donde contaminan el rio tinguiririca ya vario años que secede es una pena ver como los seres humanos destruimos la belleza de nuestro país

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Indicadores económicos

Lunes 16 de Septiembre de 2019
  • UF: $28.022,39
  • Dólar: $707,07
  • Euro: $783,20
  • IPC: 0,20%
  • UTM: $49.131,00
  • Imacec: 3,20%
error: Content is protected !!