La acuarela en todo su esplendor

Por Daniela Leiva Rodríguez

Profesora de Religión y Filosofía

Las técnicas utilizadas en las obras pictóricas son muy variadas, a saber: el óleo, el grafito, el carbón, el grabado, etc. En cada una de ellas se manifiesta el talento del pintor; y en tal sentido, él siempre cuenta con uno de esos métodos que lo identifica con el estilo de trabajo que realiza.

En el caso de la acuarela, por ejemplo, es la que posee una particularidad que la hace distinta a las demás prácticas de pintura. Como la forma de trabajar con ella es a base de agua, ésta requiere, por parte del creador, saber utilizar los tonos de los colores, ya sea de forma individual o mezclándolos, de acuerdo a lo que se espera representar. Esto permite que tal elemento de trabajo sea apreciable por sí solo. Tal técnica fue puesta en práctica excelentemente por el pintor británico J. M. W. Turner (1775-1851), quien hoy es conocido, precisamente, por sus obras representadas, en su mayoría, por paisajes. Ellos son el producto de una de sus grandes preocupaciones: la naturaleza. Los cuadros transmiten a cabalidad la experiencia, entre otros, el alba y el atardecer; donde los colores utilizados reflejan lo que ciertos momentos del día generan en el espectador. Los trabajos del pintor dan a conocer la maravilla del entorno en todo su esplendor.

En tal sentido, el Centro Cultural Palacio de la Moneda ha puesto a disposición del público la exposición “J. M. W. Turner. Acuarelas”, en que se pueden apreciar las obras del artista, cuya técnica de trabajo fue la acuarela: mezclada a su vez con otras, como son el grafito y el carboncillo. La muestra cuenta con un total de 84 pinturas, las cuales están instaladas de acuerdo a la evolución creativa del artista. Un ejemplo de ello es “Stourhead: Vista sobre el lago” (¿1798?) que presenta uno de los temas por los cuales es conocido Turner: el juego y a función de la luz. De hecho, él es conocido como “el padre del arte moderno” y el “pintor de la luz”. Además de ser el pionero de los movimientos artísticos impresionista y expresionista abstracto.

La colección presentada en el Centro Cultural evidencia la percepción artística de los misteriosos efectos de la luz, tanto en los escenarios exteriores como interiores. En este caso, catedrales y edificios de la época. El recorrido de las pinturas de Turner permite percibir la madurez artística del mismo, ya que sus intereses y estilos plasmados en ellas son notoriamente cambiantes. Sin embargo, su talento es trasversal.

En conclusión, la invitación es a encontrarse con la exposición “J. M. W. Turner. Acuarelas”, la cual estará hasta el próximo 28 de julio del año en curso. Misma fecha de la muestra de “Joaquín Torres García. Obra viva”, a la que se hizo mención en dos artículos anteriores a éste; y no está de más recordar que la entrada es gratuita de 15:00 a 19:30 horas. Es una excelente ocasión para disfrutar el invierno realizando actividades interiores como visitar los trabajos de grandes artistas que marcaron y seguirán marcando a las generaciones venideras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!