Huevitos de chocolate

Por Daniela Marabolí

El consumo de golosinas y alimentos azucarados es una tradición en algunas celebraciones como “Pascua de Resurrección” conocida comúnmente como “Pascua del conejo”, donde se acostumbra a regalar a los niños chocolates y caramelos, en algunos casos en grandes cantidades.
Más allá del consumo en ocasiones, lo trascendental es generar hábitos de alimentación y educar respecto a alimentación saludable, enseñando que el consumo de estas golosinas debe ser esporádico y que los chocolates se pueden dosificar, evitando la ingesta exagerada.
5 huevitos de chocolate pequeños, aportan aproximadamente 200 kcal, las cuales corresponden a las denominadas “calorías vacías”, porque su contenido es principalmente de azucares y grasas sin aportar ningún otro nutriente (como proteínas, vitaminas o minerales), es decir, solo obedecen al gusto, contribuyendo al aumento rápido de peso, en caso de que la ingesta sea alta.
Para disfrutar estas fiestas y evitar una sobre alimentación, entregaremos algunas recomendaciones para el consumo:
Proporcionar los huevitos (máximo 5 en el día) en reemplazo de una colación o como postre a la hora de almuerzo, para evitar la sobre carga calórica. Preferir horarios de mañana o media tarde, con el objetivo de utilizar el azúcar consumido, por el mayor gasto energético generado durante el día.
Realizar preparaciones con menor aporte calórico, disminuyendo el aporte de carbohidratos (arroz, papas, fideos, pasta, pan, entre otros) y de alimentos altos en grasa; favoreciendo la incorporación de verduras en las preparaciones.
Durante los días de celebración, evitar el consumo de “comida chatarra” y de otros alimentos con contenido de azúcar, como snack industrializados y/o galletas dulces, entre otros.
Al momento de comprar huevitos, elegir aquellos que contengan más de un 60% de cacao, idealmente “huecos” para disminuir el gramaje y a su vez la ingesta de calorías.
Realizar preparaciones en la casa y con los niños para fomentar la creatividad, el movimiento y la alimentación saludable, como galletas con forma de conejo o zanahoria, prefiriendo harina integral y chips de chocolate, endulzadas con stevia o sucralosa.
Favorecer actividades al aire libre, para que los niños se mantengan activos y puedan utilizar la energía proporcionada por los huevitos de pascua y evitar el aumento de peso.

Por otro lado, recordar que es importante adquirir los huevitos en comercio establecido, para garantizar la calidad del producto y su inocuidad.
Daniela Marabolí
Académica carrera de Nutrición y Dietética
U. San Sebastián

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!